Gehocan Asociaciones Playa De Los Cristianos Santa Cruz de Tenerife

Entrevista Óscar Ledesma - Vicepresidente de Gehocan en Tenerife

Conoce a las personas detrás de Gehocan

18/11/2019

Nos sentamos con el Jefe de RRHH de Catalonia Hotels & Resorts y Vicepresidente de Gehocan en Tenerife para conocer un poco sobre la persona y el profesional

¡Comenzamos!


¿Cómo llegaste al mundo de los recursos humanos?

Llevo trabajando desde los 14 años, compaginando estudios nocturnos con trabajo diario, ya que en mi familia hacía falta el dinero y con el sueldo de mi padre no daba. Como te imaginarás, he pasado por muchos trabajos temporales, desde vender en un mercado zapatos hasta recoger carritos en el aeropuerto o de escaparatista.

Una vez acabados los estudios, entré a trabajar en una compañía de Seguros de comercial. La verdad es que no se me daba nada mal, pero no era lo que me gustaba y decidí buscar algún trabajo de administrativo. 

Vi un anuncio del tipo: “Se busca chico con moto para trámites administrativos”, resultó ser para una cadena hotelera que estaba empezando a crecer y expandirse. Era el año 1994, conseguí convencerlos de que yo era su “chico” ideal y ahí empecé, en ese departamento de Personal en el que acababan de comprar el primer ordenador para trabajar. Por suerte mi Jefa, en ese momento, le tenía un poco de miedo a los ordenadores, así que me asignó a mí en ese puesto. 

El camino ha sido largo, poco a poco, ese departamento de Personal se ha transformado en Recursos Humanos, y durante estos 25 años toda mi carrera profesional se ha desarrollado en esa cadena hotelera, Catalonia Hotels & Resorts, hasta llegar al puesto que ocupo actualmente. Y esperemos que siga así 25 años más…


"Si hay algo que no me gusta y pienso que debe cambiarse, me pongo a trabajar e intento cambiarlo, no espero a que desaparezca sólo"


¿Qué es lo que disfrutas más de tu profesión?

Disfruto casi todos los aspectos de mi trabajo. Quizá los temas que más me gusta hacer son los que tienen que ver con el desarrollo profesional de compañeras y compañeros. Ver como un colaborador hace carrera profesional con nosotros y afronta nuevos retos es gratificante. Mi empresa es de las que confía en la “cantera” y eso es muy bonito vivirlo profesionalmente.

Seguramente, lo más desagradable siempre es llevar adelante expedientes disciplinarios por problemas de este tipo en los centros de trabajo.

 
"Creo que el departamento de RRHH, tiene que tener la función de “conectar” a la Dirección de la empresa con los colaboradores que trabajan en ella. Somos el nexo de esa relación en los dos sentidos"

¿Y qué cambiarias?

Si hay algo que no me gusta y pienso que debe cambiarse, me pongo a trabajar e intento cambiarlo, no espero a que desaparezca sólo.

 

Qué hechos, actos, situaciones se dan en esos días que terminas la jornada laboral y te sientes especialmente satisfecho.

Normalmente me siento satisfecho cuando el trabajo sale, y los objetivos se cumplen. No me gusta que queden cosas pendientes o que alguien pueda decir que mi departamento no funciona correctamente. 

Es agradable acabar la jornada y ser consciente de que tu esfuerzo de ese día ha servido para que el resto de colaboradores bajo tu responsabilidad hayan podido desarrollar su trabajo con normalidad y, si es posible de alguna manera, se encuentren mejor o se sientan un poco más felices en su trabajo.

 

¿Qué retos visualizas a medio y corto plazo para el mundo de los recursos humanos desde tu perspectiva?

Hay muchos retos nuevos, constantes, ya que nuestra profesión trata de gestionar todo lo relacionado con las Personas que componen nuestras organizaciones, y las personas son un reto constante.

La sociedad cambia, los objetivos de las personas en sus vidas también, y las organizaciones debemos ir adaptándonos a esos cambios. Creo que nuestro departamento, tiene que tener la función de “conectar” a la Dirección de la empresa con los colaboradores que trabajan en ella. Somos el nexo de esa relación en los dos sentidos, bidireccionalmente, es decir, hay que conseguir que las personas que trabajan en nuestra empresa den su mejor versión como profesionales y, al mismo tiempo, que esas personas sean lo más felices posible, en el puesto de trabajo pues permanecen en él, mucha parte de su vida.

Ese es el gran reto de los Departamentos de RRHH para este siglo, ir mejorando día a día la vida de los colaboradores que pertenecen a la organización, durante su tiempo dentro de la empresa y, en la medida de lo posible, también en su vida personal. Queremos personas felices trabajando para el óptimo desarrollo profesional, y para eso hay que afrontar temas como flexibilidad, adaptabilidad, conciliación familiar, etc…


"Creo en lo que hacemos en Gehocan y en el valor añadido que nuestra asociación crea, y cuantos más profesionales y organizaciones nos asociemos más valor se irá aportando"


Eres uno de los integrantes desde la fundación de Gehocan como grupo de trabajo y posteriormente como Asociación, qué destacarías de estos casi ya 10 años.

Como profesional, Gehocan me ha abierto las puertas de un desarrollo notable. A veces, trabajas metido en tu organización y sin tener muchas referencias externas de lo que sucede alrededor y en otras organizaciones. Gehocan me permite observar y aprender constantemente de otros profesionales, de otras formas de hacer las cosas o de otro tipo de gestiones de los RRHH. Como suele decir en sus charlas Emilio Duró “tienes que copiar y aprender del bueno, del que tiene un método que funciona”, y yo soy de aplicar eso. Si veo alguna idea que se desarrolla en otra empresa y me gusta, intento copiarla e incluso mejorarla si puedo.

Para la empresas ubicadas en Canarias, y para sus profesionales de RRHH, creo que Gehocan ha significado una oportunidad de crecer profesionalmente y aprender buenas prácticas y acceder a ejemplos de otras formas de hacer las cosas. Todos salimos beneficiados de este tipo de Asociaciones, que nacen para aportar y ayudar, complementándonos con cualquier otra sinergia de este tipo que exista. Nuestro objetivo siempre es aportar valor, dentro de nuestras posibilidades, al tejido empresarial canario, sobre todo dignificando el trabajo de los RRHH en esas organizaciones. Creo en lo que hacemos y en el valor añadido que nuestra asociación crea, y cuantos más profesionales y organizaciones nos asociemos más valor se irá aportando.


En tu opinión, cuáles son los retos a corto y medio plazo a los que se enfrentarían las personas de nuestra comunidad, tanto desde el punto de vista empresarial como de los colaboradores.

Vivimos y trabajamos en un mundo globalizado, en todos los sectores empresariales y muy especialmente en el mío, el Turismo.

Esa globalización hace que los retos en nuestra comunidad sean los mismos que en otras zonas y sectores. Por eso, el reto principal sigo pensando que es la gestión de las personas que trabajamos en las empresas, nuestra felicidad y nuestra estabilidad harán que seamos mejores profesionales. 

Adaptarse a los cambios mundiales de la globalización sigue siendo otro de los retos importantes e inmediatos. Las empresas tienen que hacer frente a ser cada vez más transparentes en todos sus procesos. Las redes sociales e internet hacen que todos estemos más expuestos, tanto en lo que hacemos bien, como en lo que hacemos mal. Las malas praxis en las empresas se difunden con una rapidez enorme, y hace que ningún buen profesional quiera trabajar con ellas. Pero también, tienen difusión inmediata las buenas praxis, por lo que hay que aprovechar esa ventaja y utilizarla para “fichar” a esos profesionales que se incorporarán a nuestros equipos de trabajo y los harán mejores.


En esta época de incertidumbre general, donde unos dicen que viene una gran crisis y otros dicen que simplemente seguimos en la misma etapa de desaceleración económica, cuál sería tu recomendación para aquellos que buscan empleo

Buscar empleo es un trabajo en si mismo. El uso de las TIC ha hecho que sea posible el acceso de cualquier persona que esté en cualquier parte del mundo a postularse para una oferta de empleo, lo que hace que la competencia que antes era local se haya expandido, siendo mundial. Antes, yo competía para la oferta con la gente que leía el periódico de mi zona o entregaba CV en los sitios que yo lo hacía. Hoy en día, la vacante de esa empresa se publica en redes y portales de empleo que son observados por profesionales de todo el mundo. La competencia para un puesto se ha multiplicado en muchas cifras.

Yo siempre recomiendo mucho esfuerzo en el trabajo de buscar trabajo. Hay que dedicar tiempo y paciencia. Debemos crear un perfil o CV que consiga abrirnos una “puerta” a una entrevista personal, en la que deberemos demostrar que tenemos actitudes y aptitudes que no tienen otros candidatos, hay que mostrarle nuestros “marcas diferenciales” que nos hacen mejor candidato o candidata que otro. Debemos conseguir que la persona que nos entreviste vea todo lo que podemos aportar en su equipo de trabajo si nos da una oportunidad. Hay que prepararse a conciencia las entrevistas de trabajo, las estadísticas dicen que el 60% de las entrevistas no se superan por no estar bien preparadas.

Otro consejo que siempre doy, es aprovechar tu red de contactos al máximo. Sabemos que la mayoría de ofertas de empleo no llegan a hacerse ni públicas antes de estar ya cerradas. Se cierran por un contacto directo, incluso muchas empresas ya practican el promover que sus colaboradores recomienden a candidatos. En RRHH tenemos una parte de la entrevista hecha si un buen profesional nuestro que conocemos nos recomienda un perfil para una vacante. Por lo que hay que buscar esos contactos y utilizarlos cuanto podamos.


"Las estadísticas dicen que el 60% de las entrevistas no se superan por no estar bien preparadas"
 

Me atrevo a preguntarte algo más personal, como padre qué es fundamental para ti que los niños y niñas aprendan hoy que necesitarán sin duda a lo largo de su vida.

Yo creo que nuestros hijos ya parten de la línea de salida con una ventaja; son mucho más inteligentes (mental y emocionalmente) que nosotros. Intento transmitir siempre a mis hijos los valores de convivencia, la importancia de ser buena persona por delante de todo. Creo que eso los convertirá en mejores profesionales también cuando sea el momento. 

Y en lo relacionado con la preparación para el futuro laboral, creo que siempre hay que buscar objetivos reales en la vida. Buscar en qué quieres convertirte como profesional y luchar por eso. Si haces lo que te gusta nunca estarás sólo trabajando, estarás al mismo tiempo disfrutando de lo que haces. 

Todo eso y …. LOS IDIOMAS. En el mundo globalizado que van a encontrarse no pueden ir hablando sólo un idioma, hay que abrirse mercados y fronteras con el conocimiento de los idiomas.

"Siempre me he sentido orgulloso de pertenecer a una empresa en la que los propietarios tienen el corazón para acoger a alguien que lo necesita"


Para finalizar; te atreves a contarnos una anécdota simpática o que te haya llegado al corazón, y sabemos que tienes muchas

Bueno, hay miles en estos 25 años que llevo en la empresa.

Quizá una historia que me llegó siempre al corazón está relacionada con los valores que tenemos en nuestra organización.

Cuando se compró el Hotel Punta del Rey situado en las Caletillas, era un hotel abandonado hacía mucho tiempo, estaba en situación casi ruinosa y con algunas personas indigentes viviendo dentro. Al llegar mi empresa con la brigada de obras se fueron todos menos Don Agustín, un señor de unos sesenta años que se autonombró Vigilante de la propiedad. Era una persona culta y educada que por problemas en la vida había perdido un poco la cabeza y había llegado a la indigencia. 

Los propietarios de mi empresa decidieron acogerlo en la familia Catalonia, y una vez acabada la obra de reforma del Hotel, alrededor de 1990, cuando empezamos la operación, se quedó viviendo en una casa que le hicieron en la zona deportiva y cuidando los jardines de la piscina de mar. Teníamos 4 jardineros pero él se sentía como la persona que hacía que todo el jardín estuviese perfecto. Hablaba con los clientes y empleados, contaba sus historias (a caballo entre la fantasía y el recuerdo real), cuidaba de que todo el mundo tuviese café caliente en el comedor de personal y vivía feliz con 180 empleados que lo cuidaban y querían.Con el paso del tiempo, arreglamos sus papeles en el Ayuntamiento para que cobrara una paga por su situación, y le abrimos una libreta en el banco para que pudiese disfrutar de algún capricho. Pero lo único que compraba era paquetes de café “del bueno para mis compañeros” como decía él. La Gobernanta lo acompañaba a comprar ropa de vez en cuando, su vivienda se hacía cada día como una habitación más del hotel, lo llevábamos al médico si lo necesitaba y siempre estaba invitado a las fiestas que la gente organizaba, pasando el día con su familia de empleados del Hotel Punta del Rey. 

Una vez aparecieron familiares suyos de la Orotava, querían localizarlo porque necesitaban su firma por un tema de herencias en la familia. Al parecer había pertenecido a una familia adinerada antes de marcharse huyendo, según él, de las envidias por el dinero. Me pidió que lo ayudara a que le dejaran en paz y así lo hice hablando con ellos. Desde ese día me llamaba “Oscar mi abogado”.

Así estuvo hasta 2005. Su salud estaba ya demasiado delicada como para seguir viviendo sólo en la vivienda del Hotel, por lo que decidimos llevarlo a que lo acogieran en Santa Rita, en el Puerto de la Cruz. Realmente estuvo poco allí y murió ese mismo año.

Cuando arreglé sus papeles descubrí que en la cuenta del banco había casi todo el dinero que había cobrado de paga esos años, realmente no necesitaba ese dinero para ser feliz y nunca tocó nada. Hice una consulta con los empleados del hotel para ver qué hacíamos con ese dinero y finalmente se donó a Santa Rita para ayudar a otros que estaban en su misma situación.

Unos meses después nos llamaron para inaugurar las viviendas que habían construido con ese dinero dentro del complejo, en el que había una placa a nombre de D. Agustín Yanes en su recuerdo.Siempre me he sentido orgulloso de pertenecer a una empresa en la que los propietarios tienen el corazón para acoger a alguien que lo necesita y darle un hogar, en la que los compañeros y compañeras cuidan de esa persona y le dedican el tiempo que necesita como si fuera alguien de la familia, y en la que todos disfrutamos de su compañía. 

Todavía la gente le recuerda con cariño.